TIP 3


Cuando nos sentamos dando la espalda a un espacio abierto, nuestro estrés aumenta, el ritmo cardíaco se acelera y respiramos más rápido. Pasa lo mismo cuando nos sentamos detrás de una puerta abierta o de una ventana que esté a nivel del suelo. Esta información la podrás utilizar a tu favor en diferentes situaciones, ya sea bien situando a tus competidores en un contexto citado anteriormente para tener control sobre ellos o también situando a personas más introvertidas en posiciones totalmente contrarias para provocar que se sientan más cómodas. Por ejemplo, sentando a esta persona en el punto más alejado de la puerta y dándole la espalda a la pared. Te sorprenderás con el poder de la psicología.

CONTROLA EL CONTEXTO


15Jun
14Jun
13Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.