REMBRANDT


A lo largo de la carrera artística de Rembrandt, el pintor tuvo que enfrentarse a todo tipo de situaciones y clientes. La mayoría de sus compradores reconocían al genio del artista, sin embargo alguno que otro encontraba algún pero al cuadro. Uno de ellos precisamente le encargó un retrato a Rembrandt, y al momento de recogerlo no le gustó...

El cliente le pidió amablemente que lo mejorase y después de unos días, cuando el exigente cliente volvió a por su cuadro, al entrar al estudio del pintor vio una moneda en el suelo. Sin pensárselo dos veces se agachó para cogerla....pero vaya porque la moneda solamente estaba pintada. Después de semejante lección de maestría, el cliente tomó su cuadro y se lo llevó a su casa sin ni si quiera haberlo comprobado. 


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.