JACINTO BENAVENTE


Jacinto Benavente recibió la visita de un viejo conocido suyo al que no le había ido muy bien como dramaturgo. Durante el recorrido por la casa, el invitado quedó asombrado por la amplia biblioteca que poseía el escritor y exclamó : ¡Vaya don Jacinto! Con tantos libros ya se pueden escribir buenas comedias. A lo que él respondió : “Pues adelante amigo mío, están a su disposición.


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.