CARNEGIE


Carnegie, gran enamorado de Francia y de todo lo francés, solía decir en público: «Daría un millón de dólares por saber hablar en francés». Un día, al oírle, un periodista parisiense le propuso que, por mucho menos dinero, él se lo enseñaría, asegurándole que lograría aprenderlo en menos de un año. Carnegie sonrió y rechazó la propuesta: —Mire usted, yo doy un millón por hablarlo, pero por hablarlo sin necesidad de tener que estudiarlo y aprenderlo


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.