BILL GATES


Una vez le preguntaron a un genio llamado Bill Gates, si había alguien más rico que él en el mundo, Gates le contestó que sí y comenzó a narrar una historia.

 Contó que una vez antes de ser rico  aterrizó en un aeropuerto . Vio a un vendedor de periódicos, se acercó a él y quiso comprarle uno. Al tenerlo en sus manos se dio cuenta de que le faltaba dinero para comprarlo, pero el vendedor le insistió en que no era un problema y que se lo podía llevar. Bill Gates agradecido lo tomó y siguió su camino. Casualmente después de dos o tres meses aterrizó de nuevo en el mismo aeropuerto y le sucedió exactamente lo mismo, el vendedor le volvió a insistir en que lo tomase y que no se preocupara. Después de 19 años Gates se hizo rico y conocido por mucha gente, fue entonces cuando se acordó de aquel vendedor, decidió buscarlo y después de un mes y medio logró encontrarle. “¿Te acuerdas de mi?” le preguntó al vendedor . “Claro, eres Bill Gates” , “¿Recuerdas aquella vez que me regalaste el periódico sin que yo tuviese dinero?” Preguntó Gates, “Sí,  lo recuerdo, te lo di dos veces” le contestó. “Quiero pagar la ayuda que me diste, pide lo que quieras y te lo daré”

El viejo vendedor se puso a pensar y después de un largo rato le contestó : “Pero... señor, ¿no cree  que al hacerlo no podrá igualar mi ayuda? “

¿Por qué?” Preguntó Gates

Te ayudé cuando era un pobre vendedor de periódicos, y ahora estás tratando de ayudarme cuando te has convertido en el hombre más rico del mundo, ¿cómo puede tu ayuda igualar a la mía?”


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.