ALEJANDRO MAGNO


Alejandro Magno tenía una amistad fraternal con su médico personal Filipo de Arcanania al que conocía desde niño. En cierta ocasión al notar que había enfermado, se requirió la presencia del médico. Alejandro fue advertido por los generales de que Filipo se había vendido al enemigo y que muy probablemente lo envenenaría, pese a ello quiso que lo visitase y se bebió lo que le preparó el médico. Tras esto el guerrero miró a los generales y les dijo : “Prefiero morir a desconfiar de mis amigos”


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.