ÓSCAR WILDE


Óscar Wilde estaba convencido de que la gente no escuchaba cuando se les hablaba por lo que para demostrarlo explicaba a sus conocidos sobre la anécdota en la que tuvo que asistir a una importante fiesta a la que llegó tarde. Para justificar su tardanza ante la anfitriona Wilde puso como excusa que se había demorado debido a que había tenido que enterrar a una tía suya a la que acababa de matar. La dama sin inmutarse le contestó : ”no se preocupe usted, lo importante es que haya venido”


17Jun
Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.